entrada_154
En la época de crisis que nos encontramos la gente afina su inteligencia, aunque morenas maduritas como esta afinan mucho más su sensualidad, gracias a sus enormes tetas y un cuerpo delicioso.

Y dado que tiene que reparar el coche, se asegura que el mecánico no vaya a excederse con la factura, utilizando su cuerpo, en concreto su coño y sus habilidades para las mamadas para que el chico haga la vista gorda y desinfle la posible factura final, utilizando una técnica que muchas chicas utilizan en la actualidad para así abaratar su ya difícil economía.