entrada_145
Una madurita negra ha requerido los servicios del conserje, quien ha acudido raudo y veloz dispuesto a cumplir los deseos de su señora, aunque ella tiene una idea muy diferente a lo que espera el chico.

La chica, completamente caliente no busca que le arreglen nada, si no más bien intenta seducir al jovencito inocente, quien sin querer ni beberlo disfruta de una cubana de las enormes tetas de la Milf negra y sobre todo de una follada fantástica, que solo su coño húmedo podía entregarle.