entrada_149
Después de todo el día descargando los muebles, el chico se encuentra completamente exhausto y sin fuerza por lo que, gracias a que la chica le ofrece un descanso este se sienta en el sofá, esperando a que la Milf le de una buena propina.

Y sabiendo el cuerpo que tiene la rubia, no duda en darle una propina única, entregando su cuerpo, dotado con unas enormes tetas que no dudan en ponerse a los lados de la polla del chico para ofrecerle una cubana salvaje. Finalmente el chico se queda completamente saciado tras cabalgar el coño de la madurita, quien ha agradecido con una buena follada el haber trabajado para ella.