entrada_109

Tras el divorcio la madurita ha conocido finalmente a un jovencito caliente que esta dispuesto a acompañarla hasta casa para tomarse la ultima copa tras haber estado toda la noche conversando en el pub.

La chica finalmente se lanza nada más llegar a casa para disfrutar de la polla del jovencito, que no tarda en dejarse llevar por el cuerpo impresionante de la madura que se deja hacer de todo después de tanto tiempo sin probar una polla que no fuera la de su marido, y que siempre dentro de la rutina, le excita inconmensurablemente probar una polla joven y llena de energía.