entrada_62

Una esposa complaciente quiere entregar a su marido una buena sesión de relax practicandole un masaje tailandés, consistente en embadurnarse el cuerpo desnuda y frotarse con él.

Lo que comienza con un desinterés por parte de su marido, termina poco a poco captando la atención, pues el notar las enormes tetas de su mujer por la espalda provoca que se empalme, momento en que la chica aprovecha para hacerle una buena mamada y terminar el masaje con una buena follada en el suelo del lavabo.