entrada_124
La profesora que enseña a los presos en la cárcel ha tenido el gran error de quedarse sin protección al tener el policía que sacar a un recluso que pedía mostrarle las enormes tetas de esta.

La chica se queda con algunos reclusos que se lanzan con el tiempo contando a disfrutar del coño tan húmedo que tiene, resistiéndose al principio pero finalmente disfrutando con ellos de un gang bang carcelario, pidiendo incluso una doble penetración para completar todo el placer que le pueden otorgar todas las pollas que en ningún momento dejan su culo o su coño sin ser penetrados.