entrada_95
Su mujer nunca ha sido agraciada del todo, pero si que tiene una cualidad única que hace que su marido este perdidamente enamorado de ella: sabe hacer unas mamadas de escándalo.

La mujer se esmera en jugar con su polla, lentamente y chupándola hasta el fondo, dejando que su marido juegue entre sus tetas con su polla y finalmente dejandose llevar con una garganta profunda que deja listo el momento para que el marido, completamente caliente eyacule en su boca.