entrada1

No soporta a su marido desde hace tiempo porque en la cama es muy aburrido y ha perdido la pasión. Pero cuando viene su amante se vuelve todo un terremoto de pasiones y desea quitarle la ropa para poder amorrarse a su gran polla que la vuelve loca.

Todo el acto sexual es desesperadamente tentador y la madura no aguanta mucho rato para poder sentarse sobre la dura polla de su amante y cabalgar hasta correrse pegando los gritos más grandes que en todo su matrimonio. Lo mejor para ella es poder recordar el resto de la semana el sabor de la lefa de su amante hasta el siguiente fin de semana.