entrada_60
Una pareja de maduritos han querido invitar a su sobrina para pasar unos días en su casa y así disfrutar del relax de vivir junto a la playa.

Cuando llega por la tarde tras disfrutar de un paseo se encuentra que ambos están borrachos y quieren disfrutar de un trío salvaje, y aunque la jovencita trata de resistirse su tía le tapa la boca y libera sus tetas para que el hombre se empalme, momento en que la chica aunque trata de resistirse va cogiéndole gusto hasta ser ella misma quien participe.