La pelirroja es una enfermera madurita que no tiene ningún problema a la hora de probar las pollas de sus pacientes, entregándose los Viernes por la noche en unos bukkakes increíbles para conseguir hacer mas llevadero la estancia en el hospital. Ya sean negras, enormes o pequeñas la chica, completamente desnuda y con unas enormes tetas no duda en dejarse llevar, chupando con fuerza e incluso dejándose llevar con tal de disfrutar como una buena cerdita.