entrada_353
A veces uno tiene que hacer lo imposible por salir adelante, y es el caso de esta jovencita asesora inmobiliaria que se encarga de enseñar esa casa a una parejita de maduritos.

Desde un principio se ven interesados en ella, pero prestan más interés a las jovencita quien finalmente adivina las intenciones de los dos. La chica les propone algo claro, si ellos quieren la casa, ella esta dispuesta a montar un trío salvaje con los dos y así, terminar con las miradas yendo directamente a la lujuria.