entrada_252
La pareja de maduritos ha llamado a su hija para enseñarle por fin los dulces placeres de la vida con el sexo. Una jovencita rubia, con dos coletas y que desprende simpatía baja completamente entusiasmada.

Sus padres se lanzan a la vez para demostrar lo que son las caricias, los besos y los lametones llegando a mostrarle a su hija el explosivo cunnilingus. Una vez preparada la chica con su coño húmedo, comienza el trío incestuoso que da paso a grandes dosis de placer entre sus dos padres maduritos y la hija cachonda.