La chica descubre que el amigo de su hijo y vecino se encuentra pajeándose en su cuarto de baño por lo que decide ir a echarle la bronca, aunque la madurita, una morena tatuada y muy golosa cambia de opinión al ver el miembro del jovencito, haciendo que moje su bikini y que finalmente se lo folle, añadiéndose su amiga cuando descubre a estos dos follando en el lavabo.