Tras el divorcio la madurita rubia ha vuelto a quedar con sus viejos amigos,sobre todo un chico que fue un follaamigo en su juventud y que tantas alegrías le había dado a su coño. Tras quedar con él en casa de la que fue su marido, decide vengarse y disfrutar follándoselo en el sofá, donde tantas horas su pareja y ella habían estado y que finalmente, le proporciona una gran dosis de placer.