entrada_239
Una caliente madurita va a rodar su primer casting porno, pero para variar de la típica escena en que probará la polla del entrevistador, se va a enfrentar a una multitud de pollas.

Y es que la rubia admite querer probar los famosos bukkakes, por lo que el entrevistador no tiene problema en reunir unos cuantos actores para que se la follen, dejando completamente a la chica embadurnada en corridas y sobre todo, muy satisfecha.