entrada_357
Sorprendido por que su mujer ha traído a una jovencita desconocida, el marido se queda expectante para ver que idea les ronda por la cabeza, que no es otra que liarse delante de él para ver si este se anima y se une a lo que quieren montar.

Finalmente la cosa se anima y el madurito decide poner fin a su etapa de hambruna sexual dándole unos pollazos perfectos a ambas, que ponen sus coños a disposición del chico que las cabalga con determinación.