entrada_286
Lo que comienza como un simple reportaje fotográfico a unas preciosas milfs acaba rápidamente con la polla del chico en las dos bocas de las chicas que, con animo de llevarse el placer a la boca, no dudan en hacerle una mamada.

Puesto al lío el chico llama a un compañero que se encuentra en la casa para saciar el coño de la otra, cabalgando con el sol en su máximo apogeo y deleitándose penetrando sin contemplación el coño de las dos guarras, que disfrutan sin duda alguna del enorme tamaño.