entrada_299
Con una carita de angel esta rubia engaña a todo el mundo, pues en realidad es una amante de lo perverso y del sexo extremo que ha llamado a una amiga para que la inicie en el arte del fisting.

Con un guante bien lubricado su amiga se encarga de darle buena dosis de placer con una penetración con puño, demostrando ser toda una chica experimentada y lista para ofrecer sus servicios a sus amigas, como esta, quien recibe todo el placer de golpe.