La madurita rubia ha decidido invitar a un chico que se encarga de una sexshop para que le haga una demostración real de todos los tipos de consoladores y vibradores que tiene, trayendo el chico un surtido de los juguetes sexuales que le van a hacer vibrar de placer, comenzando por un consolador que le penetra el coño y finalmente por otro acoplado a una maquina de taladrar que le dejará el coño completamente húmedo.