entrada1

Esta morena quiere juerga para su coño, pero quiere tener libres las manos para poder disfrutar al máximo. Así que coge un consolador y lo lame frente a su marido para ponerle cachondo. Abre las piernas para enseñarle el húmedo coño y su marido no se resiste a lamérselo para terminar de ponerse cachondo con sus gemidos.

Tras un buen rato disfrutando hasta correrse con las piernas alrededor de la cabeza de su marido, le agradece el cunnilingus con una feroz mamada que sucumbe metiéndole el dedo a la vez en el ano alcanzando el punto G de su marido. Una perfecta esposa que se ha ganado otro orgasmo con una follada en el coño que la deja exhausta.