entrada_16
Durante el día es una mujer ocupada, una ama de casa entregada y una trabajadora excelente, pero durante la noche, cuando dice estar reunida con sus amigas, la pelirroja madurita es una sumisa sin parangón, sin límites y amante de la sodomia, aficionada a los dilatadores anales y a que la traten como una sucia perra. La milf después de ser una mujer exigente, una trabajadora incansable y una ama de casa complaciente le gusta disfrutar de sus pequeños fetiches, entre ellos, el dulce sexo anal.