La preciosa madurita rubia tiene que tener contento a su jefe, pues siendo la secretaria se ocupa de las gestiones de la empresa, de la agenda y de su polla. Complaciente y muy guarra, cuando el hombre aparece con la polla fuera del pantalón se arrodilla para hacerle una mamada tragándosela por completo y poniendo su coño a tiro para que le penetre como una buena zorra.