entrada_38

Mi casa se ha vuelto sin duda una casa de putas, pues todas mis amigas disfrutan de la libertad necesaria para traer a sus ligues, o simplemente liarse entre ellas cuando les apetece.

Gracias a eso puedo disfrutar también de mis pequeños momentos, reuniones donde quedamos todas las compañeras para liarnos entre nosotras, considerándonos bisexuales pues las pollas también me pierden bastante, y aunque no sea capaz de tener una relación, siempre estoy dispuesto a una buena follada por parte de una buena polla.