entrada_151
La morenita ha querido montar un regalo muy especial para su novio, quien recién llegado a la ciudad ha acudido a su llamada sin saber lo que le espera.

Cuando entra en casa la madurita tetona se lo lleva al baño, donde le ofrece una ducha relajante previa al masaje erótico que le va a realizar, restregándose con sus enormes tetas en la espalda, subiendo y bajando hasta el punto de dejar al chico completamente caliente, momento en que el final feliz se precipita con una mamada intensa y deliciosa.