entrada_325
Una madurita ha preparado todo para darle una tarde inolvidable a su marido, escogiendo la habitación del hotel con toques orientales y vistiéndose para la ocasión.

Cuando llega el chico se encuentra a su preciosa morenita tetona, quien disfruta como una loca de la mamada que le hace e incluso follando como una loca, deleitándose de placer hasta incluso pedir a gritos la corrida en su boca.