entrada_349
La preciosa madurita morena espera con ansiedad la llegada del fontanero, que ademas de venirle a desatascar una de las tuberias del lavaplatos, lo hará también con su coño.

En cuanto llega le explica el problema, aunque lo primero es lo primero y lo pone lo suficiente cachondo para poder disfrutar antes de una follada, allí mismo en la cocina con la intención de ademas, cumplir una de sus fantasías sexuales.