entrada_118
Aprovechando que la decoradora esta dando los últimos retoques a la casa de su cliente aprovecha para ofrecerle una suculenta oferta que no podrá rechazar.

Si firma el contrato la madurita cederá sus enormes tetas y su cuerpo al placer del chico, un jovencito dispuesto a nutrirse de la experiencia de la madura, quien disfruta de una buena cabalgada a la polla de este que disfruta como un loco de la penetración salvaje a su coño.