entrada_17
Como buena madre, la morenita madura tiene que saciar las necesidades de sus dos hijos, que aunque crecidos tienen que recibir el calor de su madre, algo a lo que les acostumbró de bien pequeños y que ahora, en formato de reunión familiar utiliza para disfrutar de las dos pollas de sus hijos, lo suficientemente grandes como para disfrutar como una buena zorra de ambas, una reunión incestuosa, llena de morbo y excitación donde la mama disfruta con soltura de ser follada por sus dos hijos.