entrada_28
Una espectacular morena ha querido invitar a su vecino a una agradable cena, pues su marido esta embarcado en los negocios de su empresa, a muchos kilómetros de allí. La madurita, una zorra de tetas enormes le va a demostrar al chico que aunque tiene ya una edad, esta no le quita su insaciable forma de follar, o incluso sus ganas de hacerle una mamada que de seguro, no olvida en la vida.