Una madura amateur muy friki quería probar nuevas experiencias por lo que su novio le propuso montarse un trío y grabarlo todo para poder rememorarlo cuando quisiera. Rápidamente la mujer pasó a la acción chupándole la polla a su marido con sensualidad y en medio de la mamada se unió una polla negra que ella lamió con gusto hasta que logró que ambos se corrieran en su boca.