entrada_354
La zorrita madura siempre ha querido cumplir su deseo de ver a su marido follándose otra, quizás por el morbo de la situación, o lo que le provoca unos celos que junto al placer hacen la pareja perfecta.

Sabiendo que su chico no rechazaría un coño jovencito, le planta a una amiga encargada de hacerle disfrutar del gran placer del sexo mientras la morena, su mujer, se masturba expectante ante la escena, morbosa y deliciosa que acaba con un trío salvaje.