La madurita sabe su posición de fuerza en la empresa, y con gran interés en uno de sus trabajadores finalmente da el paso para poder disfrutar de un encuentro con él, provocando que deba hacer horas extras y propiciando el momento idoneo en la intimidad de la oficina, donde disfrutara de un cunnilingus muy húmedo que el chico le hará y una posterior follada para saciar el coño de la jefa, siempre con el miedo de si no cumple pueda ser despedido.