entrada_248
La madurita caliente esta ocupada todo el día, limpiando la casa, encargándose de la compra y lavando ropa con tal de tenerlo todo a la perfección.

Su chico entra en casa y viendo que esta atareada por completo decide darle un descanso de la mejor forma que sabe, sacando su polla para que disfrute de una follada salvaje, algo que la rubia tetona no rechaza y que disfruta como una zorra.