entrada_32
La preciosa madurita le ha entrado en la cabeza que quiere disfrutar de la polla de su vecino, pues su marido de más edad sufre impotencia y no le satisface como tal, por lo que invita al chico a entrar en su casa con la intención de un café y tarda poco en intentar prácticamente violarlo, hasta el punto de poner cachonda a la milf, quien degusta con mucha paciencia cada momento en el que el chico va poniendo más dura su polla.