entrada_144
El jefe como cada semana se ha presentado para hacer una inspección a su tienda de ropa, siendo la encargada, una preciosa rubia madurita la que se encargue de enseñarle las cuentas y algunos modelos que han adquirido.

El hombre al ver a la rubia madurita cambiándose delante de él se excita y sabiendo de su posición, se lanza para ver la respuesta de la chica que no es otra que ponerse cachonda y disfrutar de la polla de su jefe, con las ventajas que ello supone y el placer que su coño va a recibir.