entrada_13

No me imaginaba que mi vecina, una rubia que casi había cumplido medio siglo de edad y que se había quedado recientemente viuda iba a tener un cuerpo tan despampanante con unas curvas deliciosas, y que sin duda no volvió a lucir hasta que su marido había muerto, floreciendo y descubriendo al mundo todo su potencial sexual.

Lo peor de todo es que me había invitado varias veces a tomar café, dejando en la ultima invitarme y entrar a su casa, donde me confesó que tenía unas inmensas ganas de probar una buena polla, pues hacía tiempo que su marido no conseguía tener una erección y su coño andaba loco buscando a alguien que la consiguiera satisfacer. Sin duda una deliciosa sesión de sexo con una Milf espero de nuevo probar.