entrada_74

Los dos amantes no tienen un sitio para poder desfogar sus necesidades, y el miedo a coger una habitación de hotel los obliga finalmente a irse con el coche a un sitio discreto y dar rienda suelta a sus fantasías.

La chica, una milf rubia de muy buen ver se dedica a follarse con saña la polla del chico, que disfruta de la pasión y la profesionalidad de la boca de la chica, junto con un cuerpo delicioso creado para dar placer. Tras unas penetraciones salvajes finalmente el hombre decide que ha llegado el momento de llenarle la boca a esta preciosa rubia.