entrada_311
Tras marcharse su marido a trabajar poco ha tardado esta impresionante morena caliente a llamar a su joven amigo negro, quien le va a dar una alegría a su coño.

Nada más llegar el chico se lanza a por el coño de la madurita, quien se abre bien de piernas para recibir un jugoso cunnilingus, produciendole gran dosis de placer, aunque mucho más va a recibir en cuanto la polla salvaje del chico penetre su coño bien húmedo.