entrada_254
Nada más llegar a su casa el hombre se encuentra a su mujer tirada en la cama, abierta de piernas y pidiéndole dulcemente que se acerque, pues tiene el coño muy caliente y quiere un masaje.

El hombre aunque cansado de trabajar, no duda en acercarse a su mujer con intención de disfrutar de sus curvas, de su caliente coño y sobre todo de la mamada que sabe que esta por venir, entregándose la zorrita al máximo para disfrutar como una loca.