entrada_39

Me vuelvo loco de impaciencia cuando me encuentro esperando a mi amante, un chico joven con mucha energía sexual que cada vez que nos vemos aprovechamos para desfogarnos follando durante todo el día.

No podemos vernos muy a menudo puesto que mi marido muchas veces trabaja desde casa, pero cuando sale aprovecho para deleitarme con una buena polla como la que él tiene y que sin duda alguna sabe utilizar a la perfección, llegándome a poner cachonda incluso cuando termina corriéndose en mi boca.