entrada_10

Mi hija el fin de semana iba a ser desvirgada por su novio, quien llevaba ya casi seis meses intentándolo y que finalmente le planteo un ultimátum, o follaba ya con ella de una vez o se buscaba a otra.

Enamorada como estaba no íbamos a dejar que quedara mal ante él, como una inexperta, así que su padre y yo decidimos darle una clase practica entre los dos montando un trío y dejando que la polla de mi marido le enseñara como le iba a dar placer, mientras ella abría las piernas como una guarra para que su chico estuviera contento. Finalmente el encuentro fue bien y mi hija ahora tiene un novio contento y feliz, especialmente por la corrida enorme que le dejo en la boca.