entrada_157
El marido entra inocentemente después de trabajar a su casa, pillando a la guarra de su mujer probando un surtido de consoladores y vibradores varios, que le hacen plantear una duda.

El chico le pregunta si no se siente satisfecha con sus vida sexual, declarando esta que necesita mucho más sexo para sentirse saciada, algo que pone solución en ese mismo momento el chico, quien disfruta de una follada salvaje junto con su mujer que al fin hace comprender a su marido que su coño necesita mucha polla.