entrada_241
Tras un día prolífico de compras las dos maduritas se dirigen a casa de una de ellas, para tomarse unas copas antes de dar terminado el día.

Las chicas, tras beberse una botella de vino andan un poco borrachas y con la tontería comienzan a disfrutar de sus cuerpos entre caricias, roces y finalmente acabando las dos desnudas lamiendo sus coños en unos cunnilingus terribles, que provocan estallidos de placer en orgasmos intensos.