entrada_218
Aprovechando que su amiga se encuentra dormida la preciosa rubia madurita va a darle el placer de despertarla con unas suaves caricias, excitando los sentidos de la adormilada chica, quien poco a poco toma conciencia.

Finalmente ambas chicas se lanzan con pasión a disfrutar de sus coños, disfrutando de unos cunnilingus muy húmedos en sus coños depilados, dejándose llevar por el placer del momento con un show lésbico en la intimidad de su casa.