entrada_113
Dos hermanas han llamado a su vecino para que les revise una pequeña fuga de agua que tienen en la cocina, aunque una vez allí una de ellas muestra especial interés, principalmente por algo que lleva entre las piernas.

Finalmente termina seduciendo al chico, completamente excitado por la situación y que presta su polla al placer de una mamada, aunque finalmente la otra hermana los pilla a ambos, y envidiosa de no poder deleitarse con ella se enfada consiguiendo la hermana finalmente la empuje a montarse un trío entre ellas y el chico, disfrutando ambas de una enorme polla para ellas solas.