El chico ha acudido a casa de su amigo y se ha encontrado a la madre de este, que decide charlar un rato con este, distrayendolo hasta que llegan a su dormitorio, donde le seducirá con sus enormes tetas y su experiencia como una zorra madurita, quien se dedica a jugar con la polla del chico y dejarse follar el coño salvajemente sin que este no se de cuenta hasta el final, de que se ha follado a la madre de su amigo.