entrada_16

Conocí a una chico atractivo en un pub al lado de mi casa aquella noche. Un chico apetecible y sobre todo que parecía tener muchas ganas de probar el coño de una madura como yo.

No llegue ni a servir la copa cuando me sujeto con sus manos por la cintura, recorriendo todo mi cuerpo y bajándome el vestido para que le enseñara mis tetas, notando un bulto por detrás sabiendo que era su polla que crecía poco a poco, lista para comenzar una noche de sexo intenso notando como las penetraciones salvajes del chico me acercaban al orgasmo definitivo.