entrada_303
La madurita rubia se encuentra a su marido en la cama descansando tras haber llegado de trabajar, por lo que decide despertarle de la mejor manera que sabe.

Todo comienza con una mamada intensa a la polla del chico, quien se despierta con la preciosa imagen de su mujer chupando su polla y tras un buen rato mamando, deja finalmente libres sus instintos comenzando a darle un buen cunnilingus, follándosela por ser tan atenta con él.