entrada_32

Sabía perfectamente que tenía que dejar que mi mujer, una madurita latina y rubia disfrutara de la polla de dos chicos que había contratado para la ocasión pues que ya me había dicho varias veces que quería cumplir esa fantasía sexual.

Y aunque sentía un poco de celos tuve que conformarme con lo que estaba viendo, mi mujer tirada en la cama siendo penetrada por un chico mientras el otro esperaba su oportunidad para penetrar su culo y terminar finalmente con una doble penetración, descubriendo que mi mujer se había vuelto una autentica guarra y que quizás me pondría finalmente los cuernos.