entrada_259
La milf esta preparando una deliciosa comida para su marido, quien viene de trabajar tras un duro día y le espera un fin de semana tranquilo.

No le da tiempo a terminar de hacer la comida cuando el chico pide su ración de coño al ver a la madurita solo con el delantal puesto, dejando entre ver su precioso culo y el borde de sus tetas. Una follada deliciosa, suave y muy erótica donde la madurita se ha llevado el postre incluso aun antes de comenzar a comer.